25 marzo, 2016

Retomando el Blog

Evangelio según San Lucas 24,1-12.
El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que habían preparado.
Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. Como las mujeres, llenas de temor, no se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: "¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?
No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que él les decía cuando aún estaba en Galilea:
'Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores, que sea crucificado y que resucite al tercer día'".
Y las mujeres recordaron sus palabras.
Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás.
Eran María Magdalena, Juana y María, la madre de Santiago, y las demás mujeres que las acompañaban. Ellas contaron todo a los Apóstoles, pero a ellos les pareció que deliraban y no les creyeron.
Pedro, sin embargo, se levantó y corrió hacia el sepulcro, y al asomarse, no vio más que las sábanas. Entonces regresó lleno de admiración por lo que había sucedido.
+++
Aquellas mujeres estaban tan tristes que no vieron a los hombres con ropas deslumbrantes. ¿Cuántas veces ve uno a un par de sujetos con esas características en la vida? (En esa época no habían ropas con luces LED ni tipos disfrazados de Robocop pidiendo monedas en los semáforos).

LA TRISTEZA opaca la realidad e impide ver las cosas como verdaderamente son

A mí me ha pasado, y estoy seguro de que a ti también. Por andar triste uno se pierde de la vida. Incluso en el misterio cristiano, por andar pensando tristemente se pierde la dicha máxima de vivir. Por andar triste uno se pierde de la resurrección.
Estoy completamente convencido de que Dios quiere la felicidad para todos nosotros. Estoy completamente convencido de que Dios desea que nos gocemos la vida. Estoy absolutamente convencido de que Dios desea que vivamos con intensidad.
Publicar un comentario

Search