10 agosto, 2015

Sí nacimos como semilla

Evangelio según San Juan 12,24-26.
Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.
El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.
El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre.
+++
La verdad es que sí nacimos como semilla pero no para semilla. Somos semillas con voluntad de ser sembradas y morir para germinar o vivir siempre como semilla.
La razón de ser de una semilla no es que sea semilla siempre, sino que esa semilla muera y sea luego planta. Así mismo nosotros, nacimos como semillas para ser plantas y no eternamente semillas. En nuestras manos está la capacidad de vivir una vida eterna si decidimos morir a este mundo. Sin embargo, la pregunta es: ¿eso cómo se hace? ¿cómo morimos a este mundo? ¿qué es seguir a Jesús?
Algunos dirán que morir a este mundo es llevar una vida abnegada, sin placeres, alejado de todo y rezando todo el tiempo. Otros tal vez piensan que seguir a Jesús es exclusivo para los religiosos... pero yo creo que esas interpretaciones son demasiado pobres para lo que significa el mismo nombre de Jesús.
Y tú, ¿qué crees que es morir al mundo y seguir a Jesús?
Publicar un comentario

Search